Que tal, hasta la tierra roja con trabajo da lo que uno le pide y no importa que se hable de desertización, uno la crea o la recrea, basta con darle agua y tiempo, lo demás viene solo.

Fuera los desiertos, trabajemos y suspendamos las charlas agoreras, el desierto no existe, uno lo fabrica.

Con duro lavoro e impegno la terra dà i suoi frutti. Il deserto non esiste.

  Volver atrás